Caída del cabello y quimioterapia. Relación entre la quimioterapia y la caída de pelo.

La pérdida excesiva de cabello es uno de los efectos colaterales más comunes que provoca recibir un tratamiento de quimioterapia. Es el efecto secundario que más suele afectar a los pacientes debido al cambio tan visible que sufren de cara a la sociedad.

¿Cómo afecta la quimioterapia a nuestro cabello?

Caída del cabello y quimioterapiaEl hecho de recibir un tratamiento de quimioterapia no implica que siempre se pierda el cabello, ya que depende del tipo de tumor y la medicación que nuestro médico nos haya prescrito.

Esta caída de cabello sucede ya que todas las células de nuestro organismo se ven afectadas por el tratamiento, no solo las células cancerígenas. Existe la diferencia de que las células normales se consiguen reparar a sí mismas, por lo que los efectos secundarios que produce la quimioterapia son temporales.

El cabello que se ha perdido vuelve a crecer con normalidad después de terminar el tratamiento, e incluso puede comenzar a crecer durante el tratamiento, lo cual también depende del tipo de cáncer y fármacos que estén ingiriendo.

Evidentemente, la zona en la que se observan más visiblemente los efectos de la pérdida de cabello es en el cuero cabelludo, pero la caída de pelo puede producirse en cualquier zona de nuestro cuerpo (cejas, pestañas, vello púbico, etc.)

Normalmente la caída de cabello no se produce inmediatamente o después de la primera sesión de quimioterapia, es frecuente que se produzca después de varias sesiones. La pérdida de cabello puede ser gradual o caerse a mechones, aparte de que nuestro pelo se torna seco y opaco.

¿Qué podemos hacer durante el tratamiento de quimioterapia?

La caída de pelo producida por tratamientos de quimioterapia es imposible de evitar, por lo que el principal objetivo es lograr una mayor comodidad tanto a nivel estético como a nivel del clima (dependiendo de si el clima es frio o caliente). Se deben tener en cuenta opciones como las citadas a continuación:

  • Llevar el cabello corto, de este modo se consigue que nuestro cabello se vea mucho más abundante. Lucir el pelo corto ocasiona que la pérdida de pelo no resulte tan angustiante. Muchas personas deciden rasurar su cabello completamente cuando observan que su cabello comienza a caerse para mayor bienestar.
  • Si estas decidido a utilizar un peluca, es conveniente comprarla antes de perder casi todo el cabello para poder escoger un tono similar a tu color de pelo.
  • Para muchas personas usar gorros y pañuelos es una de las opciones más cómodas y simples.

Es normal que durante el tratamiento, la pérdida de cabello produzca enojo y depresión en el paciente, por lo que es conveniente hablar y conversar con el paciente para ayudarle a sentirse bien consigo mismo y hacerle saber que son efectos temporales, y que su cabello crecerá nuevamente sin problemas.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por nuestro médico estético.