Trasplante capilar para dar solución a la alopecia

Ante una situación de alopecia, que irremediablemente nos provoca una calvicie, solamente podemos utilizar un procedimiento para poder revertir esta situación, el trasplante capilar. Cuando otros medios utilizados fallan para parar esa calvicie, es hora de plantearse esta cirugía de trasplante de pelo.

El trasplante capilar ha experimentado un avance impresionante y ha supuesto una revolución, que ha innovado el mundo de la cirugía capilar. Los constantes y asombrosos resultados obtenidos con este procedimiento quirúrgico han elevado las expectativas y estándares de las personas que sufren de caída de cabello irreversible.

Esta técnica tiene una gran ventaja y es que el cabello que se ha trasplantado está programado para no caerse y su aspecto queda muy similar al resto del cabello de la cabeza, por lo que no se nota ninguna diferencia entre el pelo injertado y el pelo natural.

Candidato

El trasplante capilar está dirigida a personas que sufren de alopecia androgénica (ya sea femenina o masculina), alopecias post-traumáticas cicatricial y otro tipo de pérdidas de cabello provocadas por enfermedades capilares.

Es una cirugía altamente efectiva para poner solución a los problemas de calvicie irreversible. Cualquier persona que lo desee puede someterse a este tipo de procedimiento, siempre y cuando conserve alguna área de la cabeza con pelo, y que sirva a los cirujanos para su trasplante en  la zona alopécica.

Procedimiento

trasplante capilarEl trasplante capilar se realiza con el propio pelo del paciente, lo que garantiza que el nuevo pelo tenga un efecto y un aspecto cien por cien natural y al tratarse del propio cabello del paciente, el cuerpo lo reconoce como propio y no lo rechaza. El trasplante capilar consigue un gran grado de satisfacción en las personas que se realizan esta cirugía. Después de un periodo aproximado, de entre tres y cinco meses los folículos comenzarán a crecer (creciendo hasta un centímetro por mes), por lo que los resultados finales se pueden apreciar a partir de los doce meses, que es, cuando los cabellos injertados han adquirido mayor consistencia y grosor.

Una vez finalizado el trasplante capilar, el paciente puede regresar a su casa el mismo día, aunque se debe abandonar la clínica con la cabeza tapada con apósitos y vendas cubierta con un gorro, manteniendo esta protección durante al menos las primeras veinticuatro horas. Normalmente la zona que ha sido tratada puede sangrar, cosa que no debe preocuparnos ni asustarnos ya que el algo completamente normal. No debemos tocar la parte trasplantada durante al menos cinco o seis días, y a partir del sexto día podremos lavar nuestro cabello con champú cuidadosamente (de tipo antiséptico los primeros días). Una semana después de la intervención se retiran los puntos de la zona donante.

Es de gran importancia realizarse este tipo de cirugía en una clínica de confianza, seria, responsable y de calidad, aunque el precio sea mucho más elevado, tendremos la garantía de conseguir unos resultados y la satisfacción deseada, sin tener ninguna consecuencia si acudimos a una clínica desconocida o “barata” que ofrezca un servicio de dudosa calidad..

 

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el