Tricotilomania, una de las causas de la calvicie

La Tricotilomania o manía por tirarse del cabello, puede ser un motivo más que suficiente que nos ocasione la caída del cabello en grandes proporciones o cantidades.

Este hábito o comportamiento recurrente e irresistible para el paciente dirigido a arrancarse el cabello e incluso el vello de otras zonas del cuerpo, aunque la parte más afectada suele ser la cabeza. Es un trastorno en el que se manifiesta el arrancamiento compulsivo del pelo, pudiéndose producir desde pequeñas perdidas de pelo hasta una alopecia severa. La Tricotilomania está considerada como un trastorno del control de impulsos de la persona.

El sujeto que sufre este tipo de enfermedad se arranca el cabello de la cabeza, aunque también se puede dar que se arranque el pelo de otras zonas corporales, como las cejas, pestañas, axilas, barba o incluso el vello púbico. Aunque no es una enfermedad común, y sus efectos no van más allá que los estéticos y sociales, el tratamiento de la Tricotilomania es lento y complejo. Normalmente el inicio del trastorno se da en la infancia o adolescencia, siendo mayor el número de afectados en la etapa infantil que en la etapa adulta. La edad de aparición suele ser entre los tres y los siete años de edad. Suele afectar aproximadamente a un cuatro por ciento de la población, y se da con mayor frecuencia en mujeres que en hombres.

Diagnostico de la Tricotilomania

Tricotilomania y calvicieEl diagnostico de este trastorno se da normalmente a través del numero de calvas y descartando enfermedades alopécicas. Este tipo de personas no consiguen dejar de arrancarse el pelo, pero tampoco conocen el motivo de por qué lo hacen, aparte de considerarse las únicas personas que sufren este problema, lo cual produce problemas de seguridad y autoestima. Suele estar asociado a problemas de estrés, o algunos casos de depresión y ansiedad. Este trastorno puede también aparecer en personas que han sufrido presión por parte de padres o profesores, a las que se les ha exigido más de lo que podían dar de sí mismos.

Normalmente antes de comenzar a tirar del pelo se suele producir una tensión que tiende a desaparecer con los tirones de pelo. Se produce una sensación de alivio y se consigue calmar poco a poco la tensión sufrida. Tras arrancar el cabello, algunas personas juegan con él, mientras que otras, los parten o las hacen bolitas, etc. Esto siempre lo realizan de manera inconsciente y siguiendo un ritual.

Estas personas intentan disimular las zonas carentes de cabello mediante el cambio del peinado, el uso de espray de color, postizos, repasar las cejas con un lápiz, etc.

La Tricotilomania afecta negativamente a las interacciones sociales y al bienestar del sujeto. Para la persona que sufre este problema le resulta vergonzoso y hace que se sienta incomodo, ya que las personas que lo rodean de forma inevitable no apartan la mirada de las zonas sin pelo, por lo que estas personas en ocasiones evitan los contactos sociales por lo que ello les supone.

Este trastorno requiere un tratamiento  farmacológico y de terapia psicológica. Pueden pasar años hasta conseguir que la persona deje el hábito de arrancarse el cabello

Para ayudar a superar este trastorno es importante, no solo la ayuda de un especialista, sino el apoyo familiar y de amigos.

Sobre el Autor


© Artículo escrito por el equipo de redacción del Instituto Clínico Capilar y Estético (ICCEstético), revisado y aprobado por el